Yohana Sánchez “mi mayor triunfo, mis tres hijas”

Con motivo del Día de las Madres, en Intervez queremos compartir algunas entrevistas de cuatro Madres del ámbito musical, culinario y deportivo.
Ellas son unas mujeres talentosas, apasionadas, luchadoras pero sobre todo unas Madres a Todo Terreno que hoy comparten con nuestros lectores sus anécdotas de vida y experiencias en la maternidad, nos referimos a: Annaé Torrealba, María Fernanda Di Giacobbe, Mercedes Grau y Yohana Sánchez.

Yohana Sánchez conocida en el mundo deportivo como “La China”. Es una destacada atleta del karateca-do, ha sido campeona de juegos nacionales, suramericanos y panamericanos.

Muchos la conocen como “La China” y por ejecutar excelentemente la disciplina karate do a nivel nacional y mundial.
Aglutinando premios y medallas al conseguir el título de campeona en Venezuela por más de 15 veces. Los campeonatos Bolivarianos los ganó por cinco veces, también los Suramericanos en cinco ocasiones y ganó los cinco Panamericanos.
Mientras que en el campeonato mundial obtuvo el 3er lugar y recibió en los World Games una medalla de plata, al igual que en los World Games de mujeres y en la Golden League. Llegando a ser dos veces tercera del mundo y en el mundial de Serbia Belgrado campeona del mundo y por consiguiente es aún la campeona en el continente americano.

Actualmente, trabaja en la ciudad de Coro como Directora de Alto Rendimiento de la Fundación de Deporte del Estado, Falcón. También imparte clases particulares virtuales a deportistas de la Selección de Venezuela y algunos atletas de otros países como: México, Italia, USA y Puerto Rico.
Debutó en marzo de este 2022 como la entrenadora de la Selección Nacional de Venezuela en el Campeonato Centroamericano del Caribe que se realizó en Bogotá Colombia.

«El karate es para toda la vida, es una forma de vida y yo lo tome así en mi vida diaria con mi esposo, mis hijas, mi familia, mi trabajo. Trato tener esa disciplina, el respeto por las personas y los valores que aprendí».

Sus hijas su mayor triunfo
Sin duda alguna, el triunfo más celebrado por esta deportista barquisimetana orgullo venezolano. Es ser madre de tres hermosas hijas que a su juicio complementan su vida como atleta y mujer.
Comenta que le costó mucho quedar embarazada. No fue nada fácil, pues tenía las trompas obstruidas. Tras varios intentos, optó con la fecundación in vitro, pero sin éxito. Sin embargo, la fuerza que había dentro de ella por alcanzar su sueño de ser madre, estuvo por encima de los obstáculos y dieron sus frutos en el momento menos esperado.
La China es madre de tres princesitas quienes tienen por nombre Victoria Alejandra de 6 años, Valentina Alejandra de 4 años y Vivianne Alejandra de 2 años.

“Me costó muchísimo ser madre. Y entendí porque mi mamá, da la vida por mí. Comprendí lo especial que era para mí mamá, amamantarme. Ese amor infinito que tenemos todas las madres, para mí fue increíble.”

Amor y entrenamiento en el Dojo
Las niñas entrenan con ella a pesar que a la propia Campeona mundial no le agrada mucho la idea, porque reconoce lo difícil que es esta disciplina.
«Yo no quisiera que practicaran karate. Pero, si es lo que les gusta, no voy a ir encontrar de eso. Las apoyaremos tanto yo, como su papá porque ambos somos karatecas. El mundo del deporte es difícil; se consiguen piedras y hay que saber afrontarlas para salir adelante».

¿Cuál ha sido la locura más grande que hayas hecho estando embarazada?
Entre las locuras que hice cuando estaba embarazada de mis hijas fue la de entrenar hasta el día anterior de cada parto. Entrene hasta un día antes de la cesárea. Una locura, ¿no?

¿Cuál ha sido el peor error como madre, que hoy te dan risa?
En el proceso de ser madre recuerda algunos errores básicamente por la inexperiencia que ahora le dan risa y le sirvieron para aprender y atender a su segunda y tercera hija.
Estando mi hija mayor de meses, pensé que no la sustentaba al amamantar y me dio por darle leche de cabra y le cause una alergia terrible. (Risas). Luego entendí que solo era comelona.
¡Ah!.. y al colocar los primeros pañales sentía que la estaba asfixiando porque se los ponía súuuper apretados, hasta que mi mamá me explicó. (Risas)

La campeona en karate recuerda una travesura inocente que hizo cuando estaba pequeña y para ella es imborrable.
Una vez jugando y corriendo con uno de sus hermanos por toda la casa, Yohana sin querer partió un espejo de adornaba una parte de la casa. Ella inocentemente comenzó de inmediato a taparlo con lo que encontró y sin darse cuenta su mamá ya sabía lo que había ocurrido.
Con esa inocente picardía confiesa que fue muy traviesa.
«No eran travesuras normales era bastante tremenda. El karate hizo que bajara el nivel de las travesuras».
Al consultarle sobre alguna mentira piadosa que haya dicho, se ríe y recuerda otro episodio con alegría.
«Una vez me lleve escondida en una bolsita un poco de leche en polvo con azúcar para mi cuarto. Mi mamá unos días después, siguió las hormigas hasta mi cuarto y consiguió la bolsita en cuestión, al principio se molesto, pero luego le causó mucha risa.”
Complicidad
Yohana tiene buena conexión con su madre, al punto que los mejores caprichos son ir de compras junta. Adquirir piezas o accesorios similares Tanto madre como hija les encantan las carteras.
«Uno de los caprichos fue habernos comprado ambas las carteras iguales. Somos amantes de carteras grandes. A pesar de nuestro tamaño. (Risas)
Siempre tuve el apoyo de mi mamá. El Dojo quedaba en la misma casa. Ese apoyo fue fundamental para no perder la feminidad y eso fue gracias a ella. Tenía la parte marcial, la fuerza y disciplina. Pero, sin perder la esencia de ser mujer gracias a mi mamá».

¿Cuál ha sido la travesura más increíble de tus hijas?
Una de ellas se trasquilo el cabello, la otra queriendo hacer la vuelta canela se cayó de la cama y la más pequeña se puso a jugar y me destrozo el 70% del maquillaje.
Mi hija mayor es la más dulce, es amistosa y tranquila. En cambio Valentina es mandona, líder en el colegio todos la saludan y es muy tremenda. Y la tercera va por el mismo camino. Ésos genes de travesuras salieron a mí, (risa) porque su papá es súper tranquilo.

¿Cuántas veces te ríes en un día y de qué manera te contentan tus hijas?
Con una carcajada que contagia dice que básicamente todo el día.
«Un 80%, el resto no me río porque doy clases», nuevamente aflora la risa en su rostro.
Así mismo expresa que se duerme alegre y con una sonrisa, puesto que no le gusta irse a la cama molesta con nadie.
«Mis molestias duran menos de 5 minutos. Mis hijas con un abracito o un besito ya saben y me envuelven toda.”

Entrevista: Atahualpa Penzo @atapenzo
Edición: Berki Altuve @termoneitos
Diagramación: María Victoria González @gonzalezmariavicky
Producción y dirección: Eduardo González @edoyanes
Redes sociales: Janeth Yanes @janeth_yanes
Concepto y contenido exclusivo de Intervez.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Protected with IP Blacklist CloudIP Blacklist Cloud