Los regalos de mi árbol: dones, talentos y capacidades

El inicio de la vida comienza con la unión de dos células: El ovulo preparado a su máximo esplendor para recibirlo a él; al espermatozoide que haciendo uso de todas sus fuerzas llega a conquistar y fusionarse en un momento mágico para dar origen a una vida.

Esta unión es más que la unión de células pues venimos de historia de amor. Amor que permanece en el tiempo y es que así inicia la unión de dos sistemas familiares, el sistema de papá y el sistema de mamá; cada uno trae historias maravillosas y otras dolorosas, experiencias, vivencias, sentimientos y emociones diversas.

También traen dones, capacidades y talentos que se manifiestan con fuerza ya que contienen la información de abuelos, bisabuelos, tatarabuelos y ancestros; que en ocasiones son aprovechados y generan gran felicidad cuando son mirados y honrados.
Estos son los regalos de nuestro árbol familiar.
Y es que el maestro Bert Hellinger padre de las constelaciones familiares decía “La familia tiene una memoria lo que de ella sale a la luz es un regalo para nosotros.”

Este especial está dedicado a los más pequeños de la casa a esos que con ciertas actitudes y aptitudes nos demuestran sus dones, talentos y capacidades; y es que ser los papás de estos niños involucra una aventura llena de retos insospechados e inesperados, pero que a fin de cuentas no debe haber expectativas.

La infancia representa una etapa importante y vulnerable, en mi opinión la más importante de todo ser humano, pues allí se gestan las capacidades físicas, intelectuales y emocionales del futuro adulto (a). Es por ello que se hace necesario fijar nuestra energía en acompañarlos, apoyarlos y amarlos incondicional e independientemente de los resultados que se obtengan.

Desde las Constelaciones Familiares ampliamos nuestra mirada y honramos el sistema familiar agradeciendo a quienes nos heredaron ese talento, a quienes quizás lograron resultados. Así como también a aquellos que no tuvieron la fuerza para desarrollarlo porque ellos así pagaron un precio más alto para que hoy fuera diferente. Y es que cuando asentimos, miramos nuestras raíces con respeto y agradecimiento el éxito nos acompaña. Pero cuando enjuiciamos y resentimos estaremos anclados, paralizados sin poder avanzar. En este sentido, recordemos que “Quedamos enredados en los destinos de personas que en nuestra familia se perdieron porque fueron olvidadas o excluidas. “ (Bert Hellinger)
¿Y es qué alguna vez te has detenido a mirar de dónde viene ese talento, ese don que tiene tu niño (a)? Detenerte e indagar traerá muchos beneficios para todo tu sistema familiar y más aun para ese niño (a) y también para generaciones futuras; de este modo estaremos dando un lugar (Pertenencia), agradeciendo (Equilibrio) y honrando a los que estuvieron o están primero (Jerarquía) y es que esos son los órdenes del amor los tres principios básicos en los que se fundamentan las Constelaciones familiares.

La fuerza que nos regala nuestro sistema es un maravilloso regalo que debemos aceptar con amor, en ocasiones ese don viene viajando en generaciones y lo tomamos de papá o mamá. En algunos casos por situaciones familiares alguno de los padres en amor ciego no reconoce que el talento del niño (a) viene del otro y ese hijo (a) se descompensa. Recordemos que somos 50% papá y 50% mamá lo ideal es que independientemente de la relación como padres aunque algunas de las partes no esté presente físicamente siempre esta su energía él o ella también pertenecen.
Es por eso que no le neguemos al niño (a) la existencia del otro padre. Los padres siempre acompañaran a los hijos.

Aprovecho estas líneas para comentar algunos regalos que ambos padres nos transmiten y que permitirle al niño (a) tomarlo adecuadamente y, además reforzarlo le permitirá ir o dirigirse a donde lo desee. Así pues, papá representa la fuerza la energía del mundo exterior, es la energía que nos hace ir hacia afuera, hacía el logro de nuestras metas, la disciplina, los límites, la fuerza para cumplir los sueños y la seguridad para triunfar y lograrlos.

Mamá por su parte representa la vida, tomar la vida al precio que le costó sin juicio para así tomar y tener el permiso para confiar en nuestros dones, la salud, el disfrute del éxito, nuestra pareja y sobre todo el permiso para amarla y amarnos, la bendición para la abundancia y así generar recursos.

Espero que este artículo haya servido para abrir esa caja de pandora que muchas veces olvidamos destapar o no hemos querido indagar que hay en ella; olvidando que en nuestros sistemas y en todos los sistemas existen historias y acontecimientos buenos y no tan buenos, que debemos honrar esos dones y talentos y que hoy vemos manifestados en nuestros hijos. El objetivo es mirar con amor esos dones y mirar de dónde y de quién viene, para así hacer más ligero el camino de nuestros niños (as) que hoy tienen el don de haber recibido un talento.

En otra entrega podremos tratar otro tema relacionado que desde la mirada sistémica nos permita comprender y asentir nuestra historia familiar. Y como lo expresa Angélica Olvera “Tomar el talento que heredamos en honrar a las generaciones que nos preceden.”
Por lo que honro respeto y agradezco los dones y talentos que me han sido heredados y que con amor doy a mis hijos Carlos y Augusto.

Texto: Marjorie del Carmen González
Cosntelador Familiar – Ecosic
@marjoriegonzalez450
Edición: Berki Altuve
Diseño: Eduardo González
Contenido exclusivo de Intervez para Especial del Día del Niño.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *