Gladys Rodríguez – Periodista

He contado siempre con la valoración de los medios de comunicación a mi desarrollo y formación profesional. En mi caso, he podido alcanzar posiciones anheladas y en los tiempos planteados. Siento que si bien la misma sociedad por años consideró y confió más en el género masculino para las comunicaciones, hoy día eso ha cambiado y hay un mayor respeto por las profesionales de esta área.

Las mujeres somos capaces para cualquier profesión y eso se ha venido demostrando, al punto de romper con el paradigma de que determinadas profesiones u oficios son de hombres. Por ejemplo viajé en un vuelo comercial con 200 pasajeros a bordo pilotado por una mujer y fue fabuloso, impecable. Y así por ejemplo en muchas otras áreas dominadas por los hombres.

No veo dificultad, de acuerdo a mi manera de ver la vida, los límites te los pones tú, bien seas hombre o mujer. Por eso lo primero que uno debe desmontar es el propio sistema de creencias de que no se puede por ser mujer o no se puede por ser hombre. Todos nacimos con capacidades y fortalezas que pueden ser canalizadas de la mejor manera para lo que deseemos hacer. Lo importante es querer, tú quieres ser una mujer mecánico, entonces prepárate para ello y busca hacerlo de la mejor manera, tú quieres ser un gran bailarín de ballet clásico igual, lo que tenemos que desmontar también son las etiquetas que la misma sociedad ha colocado por años.

Mayores sacrificios…

Me ha tocado sí, sacrificar muchos momentos con mis hijos y personales por mis horarios de trabajo y compromisos laborales. He buscado estar siempre y me lo han respetado en los momentos muy importantes para mis hijos, pero la cotidianidad como cenar con ellos o acostarlos cuando fueron niños y parte de la adolescencia me la perdí por mi horario de trabajo durante quince años en Globovisión que era en las noches y muchas veces hasta la madrugada. Siempre busqué compensar en algo mis ausencias diarias con quienes llamo ángeles que me apoyaron y siguen apoyando, como mi madre, mi hermana, que estaban para darles la atención y tiempo cuando yo no podía y mi esposo tampoco porque ha tenido que viajar mucho durante todos estos años fundamentales en la formación de nuestros hijos y gracias a Dios hemos contado con esos ángeles en nuestra vida como familia.

Mayores satisfacciones…

Alcanzar metas ha sido una gran satisfacción, poder desarrollarme en mi profesión. Que la gente valore mi esfuerzo y hoy recoja manifestaciones de cariño, agradecimiento y respeto tan bonitas es mi gran regalo y me indica que he ido por buen camino. Y como mujer verme realizada a mis 50 años en diferentes campos no solo como profesional, también como persona, capaz y luego de muchos errores y aprendizajes, de saborear los detalles de la vida, lo simple de la vida, bien sea

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Protected with IP Blacklist CloudIP Blacklist Cloud