Alegría y esperanza genera la beatificación del Dr. José Gregorio Hernández

Información cortesía de la Conferencia Episcopal de Venezuela

Mons. Aldo Giordano, Nuncio Apostólico en Venezuela, fue quien, en representación de la Santa Sede, presidió la Eucaristía en la que fue Beatificado el Dr. José Gregorio Hernández, el viernes 30 de abril de 2021, en la iglesia San Juan Bautista del colegio La Salle en Caracas. En su homilía, dirigió palabras de cercanía a los venezolanos, impresas de admiración hacia el Médico de los Pobres, luego de casi 8 años en el país compartiendo el fervor de sus devotos.

“Ha llegado el gran día de la Beatificación de nuestro querido Dr. José Gregorio Hernández”, expresó Mons. Giordano, con palabras cargadas de pertenencia. “Todos nos regocijamos en el Señor. Ha sido este un día largamente deseado y esperado; nos sentimos profundamente agradecidos con todas aquellas personas que han contribuido a llevar adelante su causa de Beatificación en medio de tantas dificultades”.

“Aprobar la Beatificación ha sido una nueva y gran manifestación de cariño paternal por parte del Papa Francisco, un gran regalo para todos los venezolanos”, añadió el prelado, y agradeció al Santo Padre “por el extraordinario mensaje que para esta ocasión nos envió”, refiriéndose al videomensaje que el Papa Francisco dirigió a los venezolanos el jueves 29 de abril, en vísperas de la Beatificación del Dr. José Gregorio Hernández; un video de más de 12 minutos de duración en los que el Pontífice destaca las virtudes del Médico de los Pobres y motiva a sus devotos a seguir su ejemplo, para promover la paz y la reconciliación en el país.

El representante del Sumo Pontífice acotó que “el Cardenal Pietro Parolin, con todo su corazón habría querido poder estar con nosotros en este momento, pero lamentablemente no ha sido posible. Esperemos que pueda volver pronto a Venezuela, quizás acompañando al Papa Francisco, quien nos confió, tiene muchas ganas de visitar nuestro país”, y compartió entonces una anécdota, relatando que el 26 de octubre de 2014, celebró por primera vez el aniversario del nacimiento del Beato José Gregorio en la iglesia de La Candelaria en Caracas, donde se encuentran sus restos. Allí se percató de que la fecha coincidía con el día de su nombramiento oficial como Nuncio Apostólico en Venezuela, y agregó: “por eso fue espontáneo decirles a las personas que llenaban el templo, ‘probablemente algo de esto está escrito en las estrellas’”, y les prometió entonces permanecer como nuncio, al menos hasta la Beatificación del Dr. José Gregorio.

“En aquél momento”, continuó diciendo Mons. Giordano, “no podía imaginarme que la Beatificación del Dr. José Gregorio iba a ser proclamada pocos años después, y mucho menos, que el Papa Francisco me nombrase como delegado suyo para presidir esta solemne e histórica celebración. Era cierto, por tanto, que algo estaba escrito en el cielo, entre las estrellas, porque hoy tengo el honor y la alegría de participar en la realización de este gran sueño de todo el pueblo de Venezuela”.

Esperanza en medio de la Pandemia

Mons. Aldo Giordano destacó la particularidad de la Beatificación del Dr. José Gregorio Hernández en el momento de la historia en el que el mundo se encuentra profundamente afectado por el Covid-19. “Parece providencial celebrar la beatificación de un médico en medio de una pandemia que afecta a toda la humanidad. Oremos intensamente por los millones de víctimas y por todos los enfermos a causa del virus”, pidió el Nuncio Apostólico. “En la figura del José Gregorio Hernández, la Iglesia rinde hoy, a los profesionales de la medicina y de la salud, un homenaje de reconocimiento, gratitud y oración. Que el Beato José Gregorio interceda para que el acceso a las vacunas se logre, juntos, sin divisiones, sin resistencias”.

Afirmó que “la Beatificación del Dr. José Gregorio nos confirma que Venezuela es y será siempre tierra de gracia, aunque las circunstancias puedan parecer o sugerir lo contrario”, y continuó diciendo: “el nuevo Beato es capaz de unir a todos sus compatriotas por encima de las diferencias sociales, políticas y económicas, e incluso de las ideológicas o religiosas. Me atrevo a decir que, tal vez en estos momentos, no existe en Venezuela otra figura tan querida y aceptada por todos como el Dr. José Gregorio Hernández”.

En sus palabras también compartió su admiración por la vida y obra del Médico de los Pobres, como ejemplo de fe pero también de vocación. “El Dr. José Gregorio es sin duda uno de los mejores venezolanos de todos los tiempos, porque él tenía un secreto: su secreto era su fe, su creencia en Dios, su constante búsqueda por hacer la Voluntad de Dios, su poner en práctica los mandamientos, su ser discípulo de Jesucristo, su vida de oración su amor por la Eucaristía”, destacó el Prelado; “Me impresiona constatar que en la figura del Beato José Gregorio se puede encontrar al gran científico, médico, catedrático y al mismo tiempo, la humildad radical, la renuncia a la arrogancia y la dedicación a los pobres”.

Mirar el rostro de Dios en el prójimo

Durante su homilía, el Nuncio Apostólico resaltó la humildad y entrega del Beato, que con su vida realizó su opción preferencial por los desfavorecidos. “El Dr. José Gregorio reconoció la imagen más pura de Dios en el rostro de los demás, pero en particular, en el de los pobres, los necesitados, los migrantes, los privados de libertado, con quienes Jesús se identificó”, puntualizó. “El respeto por la dignidad de las personas es un mandamiento divino, y nadie en la tierra puede negar la dignidad ni la libertad. El Dr. Gregorio luchó por el respeto de la dignidad sagrada de la vida, desde el instante de la concepción hasta la muerte natural”.

“Ahora ya podemos venerar pública y litúrgicamente la imagen del nuevo Beato, de la misma manera que a la de tres grandes mujeres que lo antecedieron en el honor de los altares: María de San José, Candelaria de San José y Carmen Rendiles; pero a partir de hoy, el Beato José Gregorio ya no pertenece únicamente a los venezolanos, sino que desde Venezuela se dona a la Iglesia Universal y al mundo entero”, manifestó el Nuncio Apostólico.

La Beatificación del Dr. José Gregorio Hernández tuvo lugar el 30 de abril de 2021, tras 72 años de iniciada su causa en 1949, lo que lo convierte en el cuarto beato venezolano y el primero laico, y lo sitúa a un paso de ser considerado Santo de la Iglesia Universal, para lo cual el proceso continuará, a la espera de un nuevo milagro que, igualmente aprobado por la Congregación de las Causas de los Santos, le conceda la aprobación de su canonización.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *