En Sala Fundación Celarg presenta Exposición “Corazones Desgarrados”

La investigadora, docente y artista plástico Yrina Gutiérrez ofrece en la Casa de Rómulo Gallegos una muestra pictórica y de instalaciones sobre el desarraigo y distanciamiento.

Un conjunto de pinturas y ensamblajes que parten de la cotidianidad, atesoran recuerdos y refieren a los seres queridos que se marchan con lejanos rumbos, conforman la exposición antológica de la artista plástica Yrina Gutiérrez, “Corazones desgarrados”, que puede apreciarse en la Sala RG de la Fundación Celarg, con entrada libre. La exposición está disponible para el público desde el viernes 11 de junio hasta el domingo 26 de septiembre de 2021, en el Centro de Estudios Latinoamericanos Rómulo Gallegos, en Caracas, durante las semanas de régimen flexible, atendiendo a medidas de bioseguridad y distanciamiento corporal. El encuentro inaugural se realizará a las dos de la tarde y atenderá a medidas de bioseguridad y distanciamiento corporal.

Gavetas del recuerdo

“Emprendo la búsqueda de aspectos íntimos que habitan en el corazón. Hago una reflexión en torno a la partida de afectos, las amistades, los familiares que han tenido que migrar, y la soledad que le queda a quienes nos quedamos. Las gavetas intervenidas simbolizan lo que atesoramos”. Así se expresa Yrina Gutiérrez, quien dedica esta muestra al simbolismo múltiple que encierra el corazón, el cual asocia con los sentimientos, el amor y el dolor, recuerdos anclados y anhelo por la recuperación de seres queridos que han tomado otros rumbos.

Trabaja con objetos cotidianos y familiares desde el punto de vista pictórico, como es el caso de las gavetas de mesas de noche, las cuales interviene con diversos procedimientos técnicos (collages, apropiacionismo, pintura, objetos encontrados, entre otros), como símbolo que resguarda, esconde o atesora los recuerdos de aquella diáspora que conforma el universo afectivo ante la ausencia de familiares exiliados en armarios y escaparates, generando un “imaginario de la ausencia”.

Sobre la artista

Yrina A. Gutiérrez Peraza (San Felipe. Yaracuy, 1964) es artista y abogada. Egresó de la Escuela de Artes Plásticas Cristóbal Rojas en 1988 y cursó estudios de historia, estética y derecho. Durante algunos años alternó su investigación de la imagen con la docencia en diversas instituciones del país, entre ellas la Escuela de Artes Eloy Palacios, de Maturín; Escuela de Arquitectura de la Universidad Politécnica Santiago Mariño; Escuela de Diseño Gráfico Antonio José de Sucre, estas dos últimas en Barcelona, estado Anzoátegui. Se radicó en el oriente venezolano hasta 2012. Luego fijó su residencia y taller entre Carrizal, en Los Altos Mirandinos, y Cooper City, Florida-EEUU.

Forma parte de los artistas fundadores del reagrupado colectivo Grafópolis, dedicado a la conformación de proyectos expositivos con carácter colaborativo e interdisciplinario. Ha participado en numerosas muestras individuales y colectivas en Caracas, Táchira, Los Teques, Maracay, Barcelona, Maturín, y en el exterior (Miami, Florida-EEUU).

Simbolismo y Experimentación

La curaduría del montaje está a cargo de Fabiola Gámez, licenciada en artes plásticas y escultora, conjuntamente con Félix Hernández, quien es licenciado en Artes, mención Artes Plásticas por la Universidad Central de Venezuela (1998); tiene estudios en la Maestría de Estudios del Discurso y es maestrante en Artes Plásticas. Historia y Teoría en la UCV.

Precisamente Félix Hernández destaca que la muestra de Yrina Gutiérrez responde a la necesidad de identificar tendencias, lenguajes, movimientos, agrupaciones e individualidades dentro de las artes visuales contemporáneas en Venezuela. Se trata de un proceso vital para poder definir el rumbo que está tomando esta actividad en el país y generar líneas de investigación que permitan determinar comportamientos artísticos, inclinaciones temáticas y motivaciones estéticas, entre otros aspectos relevantes.

Félix Hernández comenta que “por su desarrollo, valores simbólicos y experimentalismo en el trabajo creador, la obra de Yrina Gutiérrez, pese a su constancia y evolución en el tiempo, ha permanecido como objeto de culto de colegas y algunos estudiosos del área con intereses alternativos, por lo que se encuentra a la espera de su inserción en esas otras lecturas del hecho artístico de los últimos tiempos en el país”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *