La Hiperplasia Prostática puede generar más complicaciones de lo que se cree

La hiperplasia prostática benigna, también conocida como el crecimiento benigno de la próstata, es una afección frecuente a medida que los hombres envejecen. El agrandamiento de la glándula prostática puede provocar síntomas urinarios molestos, como la obstrucción del flujo de salida de orina de  la vejiga y el aumento de la presión de vías urinarias con lesión del riñón.

El Dr. Ricardo Soto-Rosa, urólogo nos explica “La gravedad de los síntomas varía, pero tienden a empeorar gradualmente con el tiempo”. Algunos signos frecuentes son los siguientes:

  • Necesidad de orinar frecuentemente o con urgencia
  • Aumento de la frecuencia de la orina por la noche (nicturia)
  • Dificultad para comenzar a orinar
  • Flujo de orina débil o que se detiene y vuelve a comenzar
  • Goteo después de orinar
  • Imposibilidad de vaciar la vejiga por completo

Entre los factores de riesgo del agrandamiento de la glándula prostática existen los siguientes:

  • Envejecimiento: Es poco frecuente que cause síntomas en hombres menores de 40 años. Un tercio experimenta síntomas de moderados a intensos a los 60 años y aproximadamente la mitad a los 80 años.
  • Antecedentes familiares: Tener un pariente como  padre o hermano con problemas de próstata significa que es más probable presentar estos síntomas.
  • Diabetes y enfermedad cardíaca: Los estudios demuestran que la diabetes así como la enfermedad cardíaca y el uso de betabloqueantes, podrían aumentar el riesgo.
  • Estilo de vida: La obesidad aumenta el riesgo, mientras que el ejercicio puede reducirlo.

El Dr. Soto-Rosa  explica algunas de las complicaciones que el agrandamiento de la próstata puede comprender:

  • Incapacidad repentina para orinar: Es posible que se requiera insertar una sonda en la vejiga para drenar la orina. Algunos requieren una cirugía para aliviar esta retención.
  • Infecciones urinarias: La incapacidad para vaciar la vejiga puede aumentar el riesgo de infección en las vías urinarias. Si estas se presentan con frecuencia, es posible que sea necesario una cirugía para extraer parte de la próstata.
  • Cálculos en la vejiga: Estos se producen debido a la incapacidad de vaciar la vejiga. Pueden causar infección, irritación, sangre en la orina y obstrucción del flujo de orina.
  • Daño en la vejiga: Si no se ha vaciado puede hacer que se estire y se debilite con el tiempo. Como consecuencia la pared muscular de la vejiga ya no se contrae correctamente, y esto hace que sea más difícil vaciarla completamente.
  • Daño renal: La presión en la vejiga debido a la retención urinaria puede dañar directamente los riñones o permitir que las infecciones en la vejiga lleguen a los riñones. 

La mayoría de los hombres con agrandamiento de próstata no manifiesta estas complicaciones. No obstante, la retención urinaria aguda y el daño a los riñones pueden constituir peligros graves para la salud. 

Para conocer más sobre estos temas visite www.medicosvenezolanosonline.com o en redes sociales @drsotorosa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *