Reír y llorar en Navidad

Alguna vez has experimentado la sensación de reír y llorar al mismo tiempo mientras estás dando el abrazo de feliz año.

En conversación con la doctora María Antonieta López psicóloga, fundadora y directora de la Unidad de Psicotrauma Carabobo, sobre la interrogante o motivo por el cuál muchas personas suelen manifestar el llanto en navidad cuando por lo general debería predominar la alegría y por ende la risa, nos explicó las posibles causas que lo ocasionan.

Ante esta situación que sucede mayoritariamente en la noche del 31 cuando es la hora del  feliz año. La doctora explicó que generalmente se motiva porque se cierra un ciclo y se abre otro. Lo que se traduce en emociones encontradas. «Estamos despidiéndonos ese año que se va, estamos dejando un año atrás. Por eso las personas usualmente lloran, por estar simultáneo en dos emociones encontradas allí está la tristeza del año que se va y la alegría del nuevo año que comienza de inmediato”, acotó la psicóloga.

Por tal razón, es normal que se pueda sentir una mezcla de emociones. Llorar y reír, eso es perfectamente válido y no es nada patológico.

Sin embargo, un punto a resaltar para la especialista es que llorar en Navidad en esta Pandemia dependerá de los sucesos que se han tenido. Por ejemplo: pérdidas de personas queridas, incluso perdidas de trabajo o económicas que los deje en la inestabilidad, no haber podido ver algún familiar y otros cambios que puedan incidir en un llanto más fácil que otras personas.

La directora de Psicotrauma dejo claro que no necesariamente una persona que llora en navidad está deprimida. Para saber si está en depresión hay que hacer un diagnóstico. Ya que llorar y expresar tristeza no implica estar deprimido. Pues, tendría que estar asociado con otros síntomas que manifieste la persona con una intensidad de dos semanas. Es allí, cuando se debe contar con la opinión de un profesional de la salud mental.

López recalcó que llorar es una respuesta congruente a un estado emocional como la tristeza.
«Se puede pasar por este proceso en navidades porque las personas están sensibles (algunos más u otros menos) cada quien ha tenido distintas experiencias y vivencias en esta pandemia. Si en ese momento que se está yendo el año ocurren las emociones encontradas que son opuestas la tristeza y la alegría, puedes reír y llorar».

Sea espontáneo y exprese lo que siente.

Lo idea es ser espontáneo y no reprimir las emociones que se pueden sentir.
Ya que a juicio de entrevistada es contraproducente reprimir lo que se está sintiendo. Si quiere reír y llorar lo puede hacer perfectamente, sin cuestionarse, ni pensar que está loco o loca. Porque es normal, cuando se tienen dos emociones distintas en  simultáneo.

Cuál sería la cantidad de tiempo que una persona debería de llorar.
Se esperaría es que los llantos sean cortos y breves que no suelan ser de más de dos horas continúas. Qué no sea tan intenso, en el sentido de que si la persona está llorando, pierde su control, se ensimisma a pesar de estar acompañada de otras personas.
Es tener un llanto corto breve y no prolongado de horas, ni mucho menos acompañado de otras conductas que puedan llamar la atención.

Porque lloran más los adultos que los jóvenes y adolescentes.

Usualmente los adolescentes y jóvenes han vivido menos que los adultos y la percepción de los adolescentes es más en el presente, en el aquí y en el ahora. Su grupo primario de apoyo, son los mismos amigos de su edad.
En cambio los adultos, pues ya tenemos un camino más recorrido, con más vivencias, vemos la vida desde otra perspectiva y bueno, ciertamente podemos ser un poquito más vulnerable o sentir un poco más esas ganas de llorar, que los jóvenes.
Porque ellos van a estar más distraídos en otras cosas, en sus actividades compensatorias inmediatas, como hablar y chatear con sus amigos, por ejemplo.
Los adultos solemos hacer una introspección y reflexionar sobre la vida.
Lo más importante es que son dos etapas de la vida en donde hay percepciones de las situaciones completamente distintas. Tanto la de los adolescentes y jóvenes como la de los adultos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *