Dejando de ser Grinch y amando la navidad

Porque algunas personas no les gusta la navidad, si es una fecha considerada por muchos la más alegre del año. Será porque se sienten solos, con rabia, frustrados, amargados o con excesiva melancolía y nostalgia. Llegando aislarse o ensimismarse y no querer compartir. O será porque piensa que es una fecha de consumismo y materialismo.

Con este trabajo pretendemos entender porque algunas personas tienen ese sentimiento de apatía incluso hasta de odio por la Navidad. Seguramente el sinónimo más utilizado para enmarcar o definir a este tipo de personas es el famoso Grinch.

Vamos a comenzar con las personas que ven la navidad como una época igual a cualquiera del año y no hay que alarmarse, porque eso no es malo.

Ciertamente que está actitud, depende muchas veces de las religiones, las culturas y los aprendizajes.
La doctora María Antonieta López psicóloga y terapeuta, resalta que no todas las personas tienen porqué sentirse felices en Navidad y eso tiene que respetarse.
«Cada quien tiene el derecho a elegir cómo quiere vivir su navidad y como quiere sentirse. Existen personas que son apáticas, porque lo aprendieron en su casa. Así que para ellos es una fecha igual como cualquier otra del año.
Crecieron y no le dieron el valor que le daban otras personas.
Recuerdo, una vez que estaba en Nueva York y bajé con mi hijo a recibir el año en el Times Square. Nos vestimos elegantes para la ocasión y con mucha emoción.  Cuando estoy bajando en el ascensor del hotel, se detuvo en el piso del gimnasio y estaban un señor y una señora entrenando a esa hora. Definitivamente para todos no es importante recibir el año con esa alegría, vestirnos adecuadamente y darnos un abrazo. Pero todas las decisiones se respetan, porque es la vida personal de cada quien».

Ahora bien, en el caso de los que no les guste la navidad porque piensan que es una fecha de consumismo y materialismo.

La doctora nos cuenta que obviamente sí hay consumismo y es inevitable porque se pueden comprar arbolitos, adornos, obsequios, comidas típicas de navidad y estamos consumiendo o adquiriendo cosas que nos agradan.
A sus juicios esas cosas materiales no son malas, porque nos hacen sentir bien.
El problema es cuando hay esa desproporción y se arriesgan las finanzas, gastando más del presupuesto estimado. Cayendo en un despilfarro o extra consumismo para compensar otros vacíos.

«Si usted tiene como darse un gusto o comprar un arbolito o hacer algo que le agrade, lo puede hacer perfectamente. Aunque hay quienes creen que esas fechas como el día de la madre, del padre, del amor y la amistad y hasta de la navidad son de consumismo.
Yo pienso que son fechas de recordatorios para hacer días especiales de los días rutinarios y comunes.
Todo va a depender de la perspectiva de cada quien y también respetar el derecho del otro.

La terapeuta, mencionó otro grupo de personas a las que posiblemente no les guste la navidad porque están heridas y quieren que pase rápido el mes de diciembre. Seguramente por haber sufrido pérdidas significativas. Pues, tienen heridas que no se han curado y es una fecha que moviliza sus afectos y recuerdos.

«Mientras esas personas no sane sus heridas, será un detonante que agrava la situación. Lo ideal es que si aún tienen algún trauma o están pasando por un evento traumático busquen ayuda para vivir con tranquilidad y bienestar, aminorando el sufrimiento”.

También habló sobre las personas que pueden sentir un mayor rechazo a la Navidad, porque fueron condicionados a que Navidad es igual a tristeza. Motivado por una pérdida importante.
La especialista enfatizó que ante esta situación hay que crear un contra condicionamiento para superarlo, porque son conceptos erróneos creados que nos limitan. Sino será inevitable que todos los años en Navidades tengamos a esa persona pasando por el sufrimiento.


Recomendaciones para sentir emoción por la navidad.

Entre las sugerencias que la doctora suministró, están las del área gastronómica. Pues según su experiencia cocinar o recrear una receta permite o genera empatía con la Navidad.
Por ejemplo intentar hacer unas galletas u otro postre. Porque mientras se mantiene la mente en crear algo especial para compartir se aporta una situación de optimismo que destruye un pensamiento negativo.

Otra forma de generar un cambio positivo hacia la navidad, es a través del baile. Sencillamente colocar una música de navidad y ponerse a bailar solo o acompañado. Ya que la musicoterapia es una buena herramienta, porque  lleva el pensamiento directamente a cambiar tu estado de ánimo.

La creatividad es otra forma de acercarse a las navidades.

Algo que puede ser beneficioso es intentar hacer un nacimiento con plastilina o con los materiales de tu preferencia incluso con objetos reciclables esto potencia la conexión con la época. También, hacer adornos o árboles con otros materiales que despierten el ingenio de crear cosas con nuestras manos.
Aquí también se sugiere decorar el hogar o comprar algo que les guste.
Por ejemplo, las luces son muy agradables y beneficiosas porque estimulan la parte visual entonces coloque luces de colores, para propiciar distracción y relajación. Esto anima a esas personas a involucrarse un poquito más con estas fechas.

Algo muy positivo y alentador que nos recomienda la doctora es poder escribir una carta al Niño Jesús. Haciendo una lista de esas personas que son importantes en nuestras vidas para enviarles un mensaje de afecto. Agradeciendo por haber estado durante todo el año junto a nosotros.
Para la especialista, también es esencial, hacer esa lista de las personas con las cuales tenemos mucho tiempo sin hablarles o verlas y así contactarlas.
Y a las personas que tenemos cercanas, hacerle saber lo importantes que son para nosotros. Esto permite activar y reforzar los valores de amor, unión y en todos los miembros del hogar.

«Los seres humanos somos seres sociales, entonces al tener contacto con otras personas, así sea a través de mensaje o por videollamada nos hace sentir mejor y nos va ayuda a sentirnos más involucrados con esta fecha tan importante para la mayoría de las personas, que es el renacer en la familia, en la amistad, en el amor, en la alegría, en la esperanza. Es el Renacer de Dios, para renovar la fe y hacer la introspección» puntualizó López.

Fotos: Tomadas en @migascafe Las Mercedes con @alexxeyc

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *