Liana Malva – Cantante / Compositora

 Le emociona pasar estas fechas en la Gran Sabana, disfrutando de la fogata más grande de Venezuela.

Para Liana la navidad significa un tiempo para rencontrase con la familia, compartir, cocinar y relajarse. Haciendo una pausa que le permite cerrar el ciclo de un año y celebrar todo lo que le ocurrió en ese año. «Es renovar energías para arrancar de nuevo. La energía de conectarse con el amor o la energía que signifique Dios, una fuerza superior para las personas.»

Liana siente que estas navidades quizás serán más restringida en el sentido de que no todo el mundo podrá viajar a donde quisiera ir, para ver a su familia. «Tocara a muchos resolver donde estén y hacer de los que estén a su alrededor su familia. Pero creo que de todas formas serán una navidad bonita.»

Su principal tradición es viajar a la Gran Sabana y pasar las navidades allá. «Festejar, cocinar, más que algo religioso es compartir con la familia y disfrutar de esas vacaciones con los amigos, compartir, compartir y compartir».

Tu comida infaltable:
Son todos en realidad, amo la ensalada de gallina, el pan de jamón y la hallaca.

Tu música preferida:
Me gustan muchos estilos de músicas, pero diría que es el Black music, como el reggae, funk, y soul. En mi familia no fuimos de oír gaitas o música navideña, no crecí con esa tradición. No escuchamos una música  particular en diciembre, sino la que nos gusta y ya».

Lo que más te gusta y divierte:
Me encanta comprar regalos, me gusta comer, me encanta decorar el hogar y poner el arbolito.

Básicamente su navidades inician en diciembre cuando viaja a la Gran Sabana. «Es la casa de allá la que realmente decoramos, cuando llegamos la empezamos a decorar y cuando regresamos quitamos todo.»

El nacimiento es su predilección, por ello afirma que se identifica plenamente con el pesebre. «Siempre en mi casa lo hacíamos con el musgo del bosque, le poníamos lucecitas, me gusta el pesebre porque es más criollo y más venezolano. Pero cuando uno es niño todos los símbolos de la navidad son como un éxtasis.»

Al tratar de conocer su fecha favorita, explica que el 24 es una fiesta familiar más tranquila, donde cenan y se toman unos vinos. A diferencia del ultimo día de diciembre que sin duda alguna es su fecha hiper preferida. «Me gusta más el 31 de diciembre, porque todas las navidades la he pasado en el Pajuil. El 31 es la rumba, todas las familias se reúnen en la plaza, porque es un pueblo y las casas están distante, a kilómetros, Cada familia come en su casa y antes de las 12 de la noche, como a las 11:30 pm, salimos todos para el pueblo a recibir el año.

Recibimos el año siempre carca de la fogata más grande que yo he visto en mi vida, mide como 30 metros de alto. La hacen entre todos los hombres del pueblo. Van apilando madera y troncos desde días anteriores. Desde el 24 de diciembre en adelante cada quien va colocando una pedazo o trozo de madera. El 31 siempre se recibe allí, donde está el pueblo junto y comienza la rumba después de dar el feliz año y nos íbamos a esas fiestas hasta el día siguiente. Para mí siempre ha sido más emocionante el 31 porque es una forma de recibir el año nuevo más divertido.

  • Stefany Hernández: Su navidad de 1993 es inolvidable, pues recibió su primera bici.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *