Génesis Quintero – Animadora

Ama con locura el arbolito, tanto que se relaja al verlo con sus luces encendidas.

El significado de la navidad para Génesis se traduce en felicidad, amor y reunión en familia. «El estar con las personas que tanto quieres y compartir esos momentos muy especiales.»

La joven animadora de Atómico expresa de forma optimista su visión de estas navidades en pandemia, pues no siente que serán tan complicadas, sino por el contrario lo ve como tener una experiencia más que agregar al libro de vida de cada quien. «No creo que cambien muchas cosas, porque lo más importante es estar con tu familia. La idea es volver a estar juntos en esta Navidad y aprovechar todo este tiempo que estuvimos separados por la pandemia.»

Quintero tiene varias tradiciones o rituales que realiza el 31 de diciembre, por ejemplo las alegorías uvas en nochevieja. «Me como las 12 uvas, con las doce campanadas. Y también, sacar las maletas. Agarró mis maletas, pasaporte, dinero y me voy por toda la urbanización caminando, porque dicen que mientras más camine, más largo será el viaje qué vas a hacer, entonces eso siempre lo hago.

Tu comida infaltable:
Reconoce que su plato debe estar integrado por la hallaca, con el pan de jamón, la ensalada de gallina y pernil, pero le fascina y le parece muy rico y apetitoso el asado negro.

Tu música favorita:
Gaitas y los aguinaldos por igual me las gozo muchísimo. Pero si pudieras escoger una gaita, sería «La voy a tocar a pie», me encanta, aparte es la favorita mi abuelito y tengo como con él una fuerte conexión. Cuando la ponemos tiene un significado muy especial para mí.

Lo que más te gusta y divierte:
En orden de preferencia montar la Navidad mientras escucho gaitas y aguinaldos. Comprar regalos, me gusta muchísimo siento que es una oportunidad para darle un detalle a las personas que más quiero, me emociona full. Y me encanta comer.

La navidad en su casa arranca a mediados de noviembre o principios de diciembre y le quitan en enero.

Génesis siente una fuerte identificación con el arbolito, tanto así que es una forma de distraerse y relajarse. «Yo lo amo, me encanta. Es como el toque perfecto que le otorga al hogar. Algo que me encanta mucho, es apagar todas las luces de mi casa y que solo quede el arbolito prendido. Me siento en la sala y no sé, con solo ver como el arbolito con sus luces que se encienden y titilan, me relaja y entretengo.»

A su vez, nos cuenta que creyó en el Niño Jesús como hasta los 8 o 9 años y su regalo inolvidable fue un PlayStation 1 que según cuenta en aquel momento estaba como en el furor. Y para mayor sorpresa venia con los juegos de su preferencia. Por lo cual grito y brinco de la emoción «Eso siempre lo voy a recordar, fue lo máximo.»

La fecha que más disfruta es el 31 diciembre, pues la define como la más significante porque ese día se reúne con toda su  familia. Sin embargo reconoce que anteriormente prefería más el 24 de diciembre, por la emotividad del Niño Jesús.

  • Stefany Hernández: Su navidad de 1993 es inolvidable, pues recibió su primera bici.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *