¡Palabras!

Si hoy les pidiera que se colocaran frente al espejo y se dedicaran unas palabras ¿Cuáles serían? Les daré un ejemplo: Hoy al peinarme me dije cada día tengo más canas, acto seguido me respondí me gustan.

Les comento esto porque las palabras que salen de nuestra boca son nuestras mejores aliadas o nuestras peores enemigas y de igual manera son para las personas que están cerca de nosotros, similar a cuando vemos a algunos con mala cara y nos cambia el humor o vemos una gran sonrisa y es tan contagiosa que sonreímos también.

Cuando hablamos debemos tener cuidado para no decir cosas que bajen el ánimo, que oscurezcan el día, una mala palabra puede crear la mayor de las caídas para la persona más animada. Las palabras negativas tienen que ser erradicados de nuestra vida porque solo atraeremos personas, cosas o situaciones de la misma forma.

Debemos tener el mayor de los cuidados cuando estamos con niños porque ellos son como una esponja que absorben todo y lo peor que les podemos decir, que son malos, tontos y todas esas palabras o frases que hieren profundamente las mentes más jóvenes.

No es fácil en ciertos momentos he tenido todas las intenciones de alejarme de ciertas personas por la forma negativa y lamentable que se expresan, rencor, dolor, sufrimientos, odio.

En algunas circunstancias he logrado cambiar los temas o llevarlos a una parte neutra o hacia lo bueno que les ha llegado a sus vidas, en otras oportunidades he tenido que aislarme y decir eso no es conmigo y los perdono por lo que han pasado, también me perdono por no ser ayuda, no todos quieren salir de ese ambiente.

Ahora Cuando nuestras palabras son buenas, bonitas, agradables, llenas de buenas vibras y luz, se crea un aura que nos hace atractivos y amables para los demás, atrayendo a nuestras vidas cosas o situaciones que oscilan en la misma sintonía, se crea una armonía que incentiva a otras personas a acercarse a nosotros seres que están en esa zona de luz o que están transitando hacia ese camino.

Si hablamos a los niños de manera adecuada, con amor, apoyando, guiando, los llenaremos de sentimientos que crecerán y poco a poco los llevaran a un camino de luz y felicidad, quizás lograremos que el mundo mejore en algunos años creando una atmósfera que irradie lo mejor de los seres humanos.

Para las personas que pueden acordarse de palabras gratas espero que sigan ese ejemplo y enseñen de igual manera, el mundo y sus seres queridos se lo agradecerán a futuro.

Para los que tienen recuerdos de palabras desmotivadoras esos pensamientos eran de ellos de su manera de crianza no de ustedes. Les dejo una técnica para soltar esos pensamientos tanto del pasado como en cualquier momento, sería escribir con lápiz en una hoja aquello que nos dijeron y colocar te perdono (nombre de la persona) por lo que me expresaste y me perdono por dejar que eso me afectara para luego romper o quemar esa hoja.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *